Te esperaba

Salo, a ti te esperaba llena de ilusión, pero también de miedo. Llegaste a sanar tantas heridas que tenía, llegaste a salvarme de mi misma, siempre te quise, siempre te anhelé.

La vida me premió con un ser humano excepcional que no creía merecer, llegaste llena de luz a alumbrar esas partes de mí que se perdían en la oscuridad, llegaste con tu ternura y amor a apaciguar el dolor que había en mí, a devolverme la fe, a devolverme lo que años atrás me habían arrebatado.

Te esperaba lista para dar lo mejor de mí, para ser la mejor mamá para ti, y aunque en el camino me di cuenta que era todo un reto ganarme este título, aunque muchas veces me caí y me equivoqué, siempre me levantaste con una sonrisa y con tus ojitos llenos de fe.

Hoy, 7 años después, cuando nos graduamos como mamá e hija independientes, cuando hicimos doctorado en ser el mejor equipo, cuando nos complementamos y conocemos las fortalezas y debilidades de la otra, cuando nos ayudamos, nos hacemos compañía, cuando hemos pasado por tantas cosas maravillosas y otras muy dolorosas, pero todas tan necesarias, 7 años después, me acompañas a esperar esta nueva luz que llega a nuestras vidas.

No soy hermana mayor, no sé exactamente lo que se siente esperar con tantas ansias a un hermanito, pero en estos meses me has enseñado que este es el mejor regalo que podemos darte. Lo pedías con insistencia, tal vez porque tus amiguitas te contaban de sus hermanos, tal vez porque te sentías solita y querías jugar con alguien, tal vez porque tu corazón es tan grande que te alcanza para amar con locura a una personita que es tan nuestra como tuya.

La ternura con la que miras mi pancita crecer, la madurez con la que entiendes lo que está pasando en mi cuerpo y en nuestras vidas, el amor con el que a diario le hablas, le deseas buenas noches, le mandas bendiciones y le dices que la amas. La emoción cuando me dices que ella va a ser tan linda como yo, porque me miras con los ojos del amor y cuando uno hace eso, todo es perfecto, perfecto como tú, perfecto como Amalia.

Amo cada momento de esta etapa que vivo de nuevo, porque ahora hay una personita al lado que se emociona tanto o más que yo, porque te brillan los ojitos al imaginarte como hermana mayor, porque se te nota el orgullo cuando le cuentas a todos que la que está en esa barriguita es tu hermanita, una hermanita que tanto deseaste, que tanto deseamos.

Yo te esperaba a ti llenita de ilusiones, ahora espero a Amalia con más madurez, más sensatez y tanto amor como el que siento por ti. Ahora entiendo cuando decían que el amor no se divide con la llegada de los hijos, el amor se multiplica, el corazón se agranda y los brazos se alargan para abrazarlas a las dos y llenarlas de amor.

Te entrego este regalo, te lo confío ciegamente, desde ya Amalia es una niña muy bendecida porque tiene la mejor hermana del mundo, creo en ti, creo en todo lo que eres y me emociona mucho saber que ella va a crecer con la mejor compañía que alguien puede tener. Eres un ser muy especial y estoy segura que Amalia aprenderá mucho de ti y que ella también llegará a enseñarte cosas nuevas que te complementarán como ser humano, juntas serán invencibles.

 

Anuncios

Mereces un amor

Mereces un amor que multiplique, no que divida

Mereces un amor que haga, no que prometa

Mereces un amor que al llenar tus ojos de lágrimas sea de felicidad, no de dolor

Mereces un amor que acompañe, no que te haga sentir vacía

Mereces un amor sano, no uno nocivo

Mereces un amor que calme, no que altere

Mereces un amor que te llene de motivos, no de dudas

Mereces un amor que te mire como si fueras poesía

Mereces un amor que inspire.

Pero sobretodo, mereces amarte tanto a ti misma para que cuando esa posibilidad de amor pase ante tus ojos, la tomes sin miedo, con calma y con la plena seguridad de que eso es lo que mereces.

Dejar ir no es olvidar

No hay nada más fuerte que nos enseñe a las buenas o a las malas a dejar ir que la muerte.

El día que supe que mi papá tenía cáncer sentí que sería una prueba dura que se iba a superar, con el paso de los días fui entendiendo que ese nuevo proceso de la vida se llamaba: prepararse para dejar ir, para soltar con amor.

Nunca había sentido tan de frente y de una manera tan dolorosa un proceso tan natural de la vida con el que vivimos a diario pero que a ratos olvidamos: la muerte.

La mente comienza a prepararse, las emociones se agudizan, el amor se purifica más, el tiempo se vuelve más valioso, los pequeños detalles cobran más importancia y aún así nunca te preparas completamente para dejar ir.

En un momento me sentí dueña de una decisión que ya estaba tomada, me rehusaba a aceptar lo inevitable, a pesa de ser tan obvio, a pesar de verlo en sus ojos y escucharlo de sus labios.

Y comienza el viaje hacia la transformación, te aferras con el alma a lo que crees, buscas ser la calma y el apoyo aunque por dentro sientes que te partes en pedazos.

La última vez que me dio un beso y lo miré a los ojos, supe que era el adiós y a pesar de que en ese momento ya no había cabida para las palabras, nos despedimos, él sintió todo mi amor y compañía y a cambio me regaló la última sonrisa que me quedó grabada en el alma.

El día en que falleció agradecí haber estado ahí para acompañarlo en su nuevo viaje, me entregó uno de los momentos más dolorosos y yo lo recibí con gratitud porque entendí que estar a su lado en los últimos latidos se convertiría en un regalo para el resto de mi vida.

A los días de su partida pasé por muchos estados: negación, tristeza, miedo, angustia, gratitud, rabia, amor. Y todos y cada uno de ellos fueron válidos y necesarios para que con el pasar del tiempo mi alma, mi mente y mis emociones cedieran ante la realidad.

Han pasado más de 3 años y no ha habido un solo día en que no haga parte de mí a través de los recuerdos, los sueños, los pensamientos y aunque a veces me permito estar triste, llorar y añorar, ahora siento que lo dejé ir y que eso no significa que lo voy a olvidar.

417927_10151425810431795_1880763330_n

Para el papá de mi hija

Si hubiera escrito esto hace un año, el resentimiento, el dolor, la mala vibra y la incomprensión se apoderarían de mis palabras, pero hoy tengo mucho que agradecerte, y no solamente por hacer posible que Salo hoy exista, porque eso es fácil y lo hace cualquiera, el hecho de procrear a un hijo. Tengo mucho que agradecerte porque gracias a todo lo que hemos pasado desde que nos separamos he crecido no solo como mamá, también como mujer.

Aunque no era lo ideal, porque ninguna pareja que esté enamorada y espere un bebé quiere que todo termine como terminó para nosotros, era lo que tenía que pasar, si, así, tan segura te lo digo y después de casi 4 años lo creo y me siento en paz con mi pasado, ya no vale la pena entrar a mirar qué hubiera pasado si hubiéramos actuado de otra manera porque hoy somos felices con nuestras vidas.

Hemos pasado por tantos momentos difíciles, unos que la verdad hubiera querido evitar, que por inmadurez sucedieron, te eché culpas que ni eran tuyas, como cuando se murió mi papá y no estuviste al lado para abrazarme, no sabes cuánto te odié en ese momento, ahora que lo pienso, lo que odiaba era que todo hubiera pasado a las pocas semanas de separarnos, cuando no tenía trabajo y para agregarle más drama, cuando nuestra hija estaba cumpliendo dos años y se suponía que era un día especial. Te odié, por no estar donde ni siquiera tenías que estar, ¿pero sabes algo? sobreviví al peor, más doloroso y más confuso día de mi vida, lo manejé tan bien que ese mismo día terminé comiendo helado, sonriendo y cantándole el cumpleaños a nuestra niña, ese día descubrí la fortaleza tan inmensa que me había traído la maternidad.

Y además de entregarte culpas que no eran tuyas, me cargué cosas que no eran mías y en un tiempo sentí que debía ser papá y mamá a la vez, sintiéndome mal cuando no la llamabas, llenándome de ira cuando no me ayudabas a pagar algo para ella, llenándome de rencor cuando a mi alrededor lo que escuchaba era “eso te pasa por ser mamá soltera”, era una contradicción, amaba cada momento con mi hija, pero no quería aceptar todo lo que traía consigo el ser mamá soltera, peleaba con la vida, sentía que era injusta, me costó mucho aceptar, amar y estar en paz con todo lo bueno, lo grande y lo difícil que era tener una hija y no tener pareja.

Ahora veo a Salo cuando habla de ti, cómo le brillan los ojitos cuando escucha tu voz, cómo se emociona cuando estamos bajando para que la recojas, cuando me cuenta lo que tú haces, lo que tú le enseñas, lo mucho que te ama, la veo, la escucho y me emociona porque es exactamente lo que yo sentía por mi papá y porque ahora más que nunca entiendo lo importante que es un papá en la vida de una niña.

Gracias, por hacerme mejor, no sabes cómo me ha forjado el carácter pasar por todo lo que hemos pasado, gracias por mirarme como mamá y no como mujer, porque cuando me miras como mamá veo nobleza y gratitud de tu parte. Probablemente nunca seamos los mejores amigos, pero si nos seguimos mirando el uno al otro como alguien muy importante para Salomé, estoy segura que seremos cada vez mejores y que ella se llevará el premio mayor.

11377280_10152937996766795_3883408024347595333_n

El amor en los tiempos de la maternidad

Ser mamá soltera y ser romántica, enamoradiza e ilusa no han sido precisamente una buena combinación, tener una hija y enfrentarme al hecho de querer iniciar una relación trae consigo una variedad de escenarios, algunos de los cuales ya viví:

  1. El chico se enamora más de mi hija que de mí, puede sonar maravilloso al principio, al fin y al cabo como dice mi mamá “el que quiere a la gallina quiere a los pollitos”, pero resulta que en mi caso querían al pollito y hacían a un lado a la gallina y como en un momento le dije a él, no estábamos haciendo casting para un papá para Salo, ella ya tiene uno, yo quería era una pareja para mí, así que: ¡next!
  2. El chico está encantado conmigo, pero no lo convence el hecho de que yo tenga una hija. Si me hubiera dado cuenta de esto antes, hubiera sido un adiós para siempre, el caso es que la cosa es muy clara: soy mamá, no dejaré de serlo, amo a mi hija y no dejaré de amarla, así que el que quiera estar conmigo recibe un 2×1 que con el chico ideal puede llegar a ser lo mejor de la vida. En este caso también fue un: sigue tu camino.
  3. El chico cree amarnos y está feliz de jugar a la casita con nosotras, la realidad es que no tiene ni idea en lo que está metido porque no ha conocido nada más, está feliz con el hecho de que cree tener casa dónde dormir cuando quiera y se siente en un sueño al conocer una mujer con más “#%&* que él. Después de sentirme el macho de la relación tenía que decir: adiós amiguito.
  4. Y finalmente y no menos importante, el chico que ni le interesa mi rol de mamá, mucho menos la niña, obvio hace las preguntas rutinarias pero de ahí no pasa, su único interés es lo que él erróneamente piensa, conseguir sexo sin mucho esfuerzo, al fin y al cabo, este tipo de sujetos piensa que las mamás solteras somos mujeres desesperadas con un letrero en la cabeza que dice: hotel, pase. Y a éste con mucho entusiasmo también le dije: good bye!

0a8e60e73c82bcc82bcdfc4e80e90e6b

Lo que mi yo adolescente diría de mi yo adulta

Si volviera unos 13 años atrás, cuando tenía 15 creo que mi yo adolescente tendría mucho qué decir de lo soy hoy, lo primero que haría sería quejarse por las estrías que hoy cuentan la historia de una mujer que ha peleado con su peso y de una mamá que acepta y ama sus marcas producto de la transformación increíble por la que pasó su cuerpo al ser casa durante 9 meses.

También me reprocharía por las malas decisiones que tomé con respecto a los hombres que elegí como pareja, tal vez por enamoradiza, tal vez porque el proceso de selección era malo, malísimo en muchas ocasiones, pero sobretodo, por falta de amor propio que hace de la soledad algo terrible lo que lleva consigo bajar los estándares de calidad con tal de sentirse acompañada.

Mi yo adolescente jamás me creería que iba a estudiar algo diferente a medicina, daría toda su ropa, maquillaje y bolsos jurando que años más tarde sería doctora, pero creo que mi adolescente, después del shock normal, hubiera entendido por qué nos convertimos en comunicadoras y no en médicos, seguramente aceptaría el hecho de que estaba más acorde con nuestro talento.

Lo que sí creo que le costaría aceptar es que antes de terminar la universidad se convertiría en mamá y que un año después de esto sería mamá soltera, atrás quedaba el cuento de Disney de casarse con el príncipe azul para después tener hijos maravillosos y una vida en pareja de ensueño, con un esposo con una barba perfecta, aliento mentolado todo el tiempo, tierno con los niños, detallista y obviamente más alto que yo. ¿En qué momento iba a pasar eso si la adolescente tenía todo el futuro calculado? Iba a ser así: se graduaba con honores como doctora, iba a conocer a un hombre a la altura de su caos, tiempo después le iba a pedir matrimonio de la forma más excepcional, iba a estar increíblemente delgada y hermosa el día del matrimonio, caminando hacia el altar de la mano de su papá para comenzar lo que en los cuentos llaman “y vivieron felices para siempre”

A cambio de esto, querida yo adolescente, debo decirte que no deberías pasar tanto tiempo pensando y planificando nuestro futuro, ¡no te desgastes! ¿Porque sabes qué? La vida cambia en un segundo, a veces es mejor de lo que pensabas, otras es la versión real de lo que soñabas, en ocasiones es lo opuesto a lo que querías, pero siempre, a pesar de las cosas difíciles que nos van a pasar hasta el día de hoy, siempre será lo que debía pasar, ni más ni menos.

Hagamos un trato, tú sigues tu vida, no te descabeces tanto haciendo que pasen cosas que no deben pasar, deja que la vida te lleve, deja que la vida te vaya mostrando el camino y yo, yo me reconcilio con mi pasado porque al fin y al cabo, aunque no quería ser mamá soltera, amo cada centímetro, cada gesto, cada detalle, cada palabra, cada beso pegajoso y cada abrazo tierno de la chiquita que hoy nos llama mamá.