Mereces un amor

Mereces un amor que multiplique, no que divida

Mereces un amor que haga, no que prometa

Mereces un amor que al llenar tus ojos de lágrimas sea de felicidad, no de dolor

Mereces un amor que acompañe, no que te haga sentir vacía

Mereces un amor sano, no uno nocivo

Mereces un amor que calme, no que altere

Mereces un amor que te llene de motivos, no de dudas

Mereces un amor que te mire como si fueras poesía

Mereces un amor que inspire.

Pero sobretodo, mereces amarte tanto a ti misma para que cuando esa posibilidad de amor pase ante tus ojos, la tomes sin miedo, con calma y con la plena seguridad de que eso es lo que mereces.

Anuncios

A dónde la llevarán sus pies

Image

 

Alicia miró por la ventana, era un día realmente hermoso así que se apresuró a arreglarse, se puso sus nuevos zapatos de cintas rosadas y se aventuró a salir a la calle. Hacia dónde ir? se preguntaba ella mientras miraba hacia todas las direcciones.

Fueron un par de minutos donde por su mente pasaron las casas de sus amigas, los parques cercanos, centros comerciales, restaurantes, pastelerías, jugueterías y muchos más sitios donde definitivamente podía ir. No se decidía, siempre le encontraba un pero al nuevo lugar que imaginaba y el que más se repetía era que estaba sola y así no era tan divertido salir.

Así que simplemente decidió escoger una dirección motivada por una mariposa que había pasado por su lado y simplemente fue a donde la llevaran sus pies. 

Pasó casas de colores realmente feos, no podía creer qué había pensado la gente al pintarlas así, sorteó temerosa unas cuantas calles llenas de carros, acarició a tres perros que juguetones la saludaron, esquivó a tres niños que jugaban en la acera. Bajó, subió, saltó, corrió, esquivó y cuando menos pensaba, llegó.

A dónde la habían llevado sus pies? La habían llevado a su antiguo barrio donde creció, llegó al parque y se sentó en un culumpio donde años atrás se balanceó, luego se sentó en una banca donde alguna vez lloró, caminó por un sendero por donde había pasado con su bici y acarició unos árboles donde alguna vez había recibido su primer beso.

A dónde la habían llevado sus pies? Entendió que ellos la habían llevado al baúl de sus recuerdos y que allí era mejor ir sola, aceptó ese nuevo rumbo, se sentó, recordó, sonrió con los buenos momentos, sollozó con los malos, recordó todo lo que había vivido en esas calles y simplemente lo disfrutó. Sus pies definitivamente tenían memoria y la habían llevado a unos de los lugares que antes había amado tanto.

Alicia, a dónde te llevarán mañana tus pies?